Avisar de contenido inadecuado

Borracho de tantas copas

{
}

golazo del burrito

River volvió a ganar en su gira por Canadá, esta vez ante el Everton inglés, y con un golazo de vaselina del `burrito´ Ortega para el 1-0. Así el jujeño inició de gran manera una nueva etapa con la banda que mostró lo mejor de su repertorio para levantar la segunda Copa de pretemporada. Si de copas hablamos Ortega está feliz parece!

El conjunto de Gorosito, repleto de pibes, ya había levantado la copa Carlsberg en su duelo ante el Toronto F.C. con penales de por medio, y dejando como figura destacadísima a su arquero, Leandro Chichizola. El cruce más importante del receso invernal lo enfrentaba al Everton de Inglaterra, 5to en la última Premier League, y con una previa de un calibre mayor al de un simple partido amistoso. Phil Neville había declarado que "entre los equipos argentinos e ingleses siempre salen buenos duelos porque ambos son muy patriotas. Contra los argentinos nunca es un partido más". Sus palabras parecieron exageradas al principio, pero los himnos, dos equipos metidísimos en el partido, pierna fuerte por demás y alguna escaramuza le dieron la razón al lateral ex Manchester United.  Sólo la habría pifiado al vaticinar que sería un partido duro ante un gran equipo y con gran historia, se ve que de la última temporada no vio muchas imágenes...

Así y todo River hizo un partido bárbaro, como hace mucho tiempo no lo veíamos. En cuanto a nombres es más de lo mismos sin sus dos máximas esperanzas, Falcao y Buonanotte. `Cubetera´ Abelairas y el traidor de Ahumada siguen en filan rojiblancas, Fabbiani de momento mantiene su nivel y su peso, y se sumó Ortega, como para calmar a las fieras sedientas de un ídolo, acabado o no, que apacigüe las aguas. A no olvidar que este estandarte riverplatense fue insultado hace no mucho en un partido entre River y Newell´s en cancha de Vélez y que no dudó en gritar un gol en la cara de la hinchada millonaria. El "para el burrito un Termidor" que partió más de una vez desde la popular se transformará nuevamente en aplausos de olvido inmediato, y cada noche de borrachera o cada faltazo a laburar será acallado por alguna genialidad del 10.

La cuestión es que anoche River fue agresivo y su gran caudal ofensivo, sin el lucimiento de Fabbiani, se vio traducido en la red por un golazo tremendo con el sello típico de Ariel Arnaldo Ortega para levantar otra copa, la Edmonton Cup. Recuperó el balón en la salida inglesa, pasó en velocidad contra dos defensores y antes de cualquier reacción Howard la picó con una vaselina suave muy lejos de la humanidad del arquero, lo cual en sus pies parece absolutamente simple de llevar a cabo. ¿A quién no se le vino a la mente una idéntica jugada ante San Lorenzo en el Apertura 2006?.

Luego vimos un partido sólido de River, buscando ampliar la diferencia, no sufriendo mayores complicaciones a nivel defensivo y con una destacadísima actuación de algunos jugadores que deberán mantener este ritmo para que el club de Núñez tenga aspiraciones serias el semestre venidero. Vega no tuvo mucho trabajo pero estuvo seguro en cada aparición y contó con dos muy buenas atajadas cuando el partido estaba empatado. El chico Orban mantiene buenas presentaciones por el sector izquierdo aunque le faltó proyección, de no quedarse Ferrari sería su lugar. A Villagra no sé que le vio Maradona, quizá algún partido como el de ayer, donde a pesar de haber jugado por la derecha realizó proyecciones punzantes que complicaron constantemente al conjunto británico. Archubi jugó anoche el mejor partido desde su arribo (o de su vida), hábil con el balón, con un gran rendimiento físico y correcto en cada decisión por su andarivel.

En cuanto a la cantidad de variantes el plantel parece pobre, Mauro Díaz viene demostrando gran valía para ser tenido en cuenta para completar el mediocampo, que parece ser el sector más completo en toda faceta. Domingo merece una oportunidad de continuidad pero una fuerza del más allá lo ubica siempre a la sombra de Ahumada. La defensa no es segura hace mucho tiempo y no cuenta con nombres propios de peso ni reincorporación alguna, Cabral y Sánchez siguen siendo un enigma. Y en materia ofensiva Fabbiani y Rosales se evidencian como poca cosa para tener aspiraciones serias. Ortega deberá tener una temporada de ensueño, y los pibes Villalva y Fernández crecer en cuestión de días para bancarse ser el 9 que un grande necesita.

¿Que será del peor River de la historia? Soportar los últimos 6 meses de la dictadura de Aguilar, y confiar con este poco material en que Ortega no deje solo pinceladas una vez cada tanto, si no que vuelva a ser el emblema que la banda necesita para dejar de protagonizar papelones y convertirse en algo parecido `al mas grande lejos´. 

{
}
{
}

Deja tu comentario Borracho de tantas copas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre