Avisar de contenido inadecuado

El décimo cuarto poder

{
}

violencia interna en la 12

Nuevos (viejos) episodios de violencia en el futbol argentino vuelven a llenar las tapas de los periódicos. Si bien los incidentes de ayer entre 4 barra bravas (Boca, Racing, Argentinos y Newell´s) no dejaron víctimas que lamentar, las cifras mortales asciende a más de 220.

Los 114 detenidos tras los choques entre hinchas de Racing Club y Argentinos Juniors en plena avenida 9 de Julio, y los seis apresados tras violentos incidentes entre barras de Boca, fueron liberados en el transcurso de la madrugada, luego de la protocolar averiguación de antecedentes. 


Y es que hablar de violencia es hablar de una sociedad enferma, de una policía cómplice y de unos dirigente astutos, ya que nunca nadie se mancha con ese tema.

El periodismo sigue diciendo que en Inglaterra se extirparon a los hoolligans; incluso expertos ingleses están en nuestro país intentando ayudar a erradicar a esta lacra que ensucia este maravilloso deporte.

Comparar a los hooligans (o ultras europeos) con las barras argentinas es hablar de 2 temas distintos.

Los primeros se mueven según ideologías políticas; mayoritariamente radicales fascistas o simplemente nazis. Son un grupo minúsculo NO aceptado por el resto de los aficionados y buscan la violencia por la violencia misma, sin razón, sin sentido.

El segundo grupo, el de las barras argentinas (y hablemos claramente, basta de compararlos con los holligans ingleses!!!) , responde a una dirigencia que se beneficia del líder de turno, a una policía que ampara a los violentos y de una hinchada que apoya la violencia hasta que se ven envueltos en una batalla. Y ahí surgen los cánticos contra su propia barra. Y antes? antes los encubre.

Tener una barra significa tener mucho dinero, y sobre todo mucho poder.

Las barras van a dejar de existir cuando dejen de ser lucrativas para los violentos...

...por algo el partido lo ven de espaldas.

 

ü  DATO DE "COLOR"La larga lista negra se originó el 14 de mayo de 1939, cuando en un partido entre Lanús y Boca correspondiente a 4ta división, aconteció una pelea entre jugadores, lo cual desembocó en el intento de invasión por parte de las hinchadas. La policía intervino entonces con disparos para dispersar pero uno de los impactos terminó con la vida de Oscar Munitoli de tan sólo 9 años, y comenzó con una historia que parece no tener fin.

{
}
{
}

Comentarios El décimo cuarto poder

Yo haria unagragado a este pormenorizado analisis acerca de los cientos(nada de grupusculos) de violentos que van a la cancha y que nada tienen que ver con las barras bravas y que no responden a dirigencia sino a una forma de ser... pero quizas eso es para un sociologo,  aunque al igual del otro caso, sin solucion.
rodrigo rodrigo 17/03/2009 a las 10:44
Si, la masa cambia a la persona, su actitud se vuelve enérgica y caótica, y puede llegar a ser violenta. Basta con ver el palco vip de Boca.
El insulto mismo se ahoga gritado por 40mil personas, y si lo individualizamos, seguramente cada uno no insultaría al jugador en persona.
Parece que la masa nos esconde y nos permite actuar de una forma anomala para nuestra vida diaria.
Pero esa misma persona si se ve envuelta en un enfrentamiento condena la actuación policial, de los barras, de los dirigentes y de todo dios que se esté presente...
Así mismo pagar una entrada de reventa o pagar 20pesos por estacionar el coche ayuda a encubrir este negocio.
Todas las personas qe van a la cancha apoyan los cánticos de robos de banderas, asesinatos y todo por parte de sus barras. Si bien eso no es un gran pecado, es un granito de arena que colabora con la existencia de estos inadaptados de siempre, que en realidad no son tales, ellos se adaptan a lo qe les conviene y ven un escenario que ayuda a hacer un negocio que mueve muchisima plata y cuenta con la colaboracion de dirigentes, jugadores, policia y políticos. con tanta gente metida es imposible terminarlo, ya que nadie lo quiere hacer, y cuando cae un juez como la gente lo voltean en 2 segundos.
Alejandro Alejandro 17/03/2009 a las 16:52
Esta nota demuestra, que no solo tras de la hinchada se encuentran apasionados por el futbol, sino que desafortunadamente tambien existen seres en busca de dinero , poder y por que no decirlo "un rato de fama"los cuales  atormentan los estadios no solo de argentina, sino de el mundo entero.  por tal razon muchos aficionados "me incluyo" se han desmotivado muchas veces al ver como un grupo de seres  que realmente no se como catalogarlos salen del estadio.  y no solo buscan al hincha rival:  sino tambien buscan fomentar el desorden, la barbarie,   contra las personas del común que se encuentran en sus hogares y las cuales agreden rompiendo vidrios, haciendo grafittis y actos bandalicos que no caben en la contextualizacion de un deporte  tan marivilloso y que da tantas alegrias.

 acerca de los comentarios si es cierto que el  poder  y la seguridad que genera una multitud  hace que personas de poco criterio y autoestima se vean involucradas  en cosas que ni al caso, pues me pongo a pensar cuantas de esas personas corretean a otras para pegarles o maltratarlos y  ni siquiera saben el por que verdadero de estos actos. lo digo por que he visto! que  algunos  no saben y ni se  toman la molestia de determinar la supuesta ideologia de estos pomperrimos grupos (valga aclarar).muy buenos tus notas matias las seguire visitando.   
valeria valeria 24/03/2009 a las 06:47
gracias por escribir sus comentarios. por lo que leo estamos todos de acuerdo, y cada uno agregando lo suyo formamos lo que la mayoría, principalmente en Argentina que es hoy el centro del problema, pensamos hace mucho tiempo.
Es una pena no ver una solución, no solo por lo que somos como sociedad, sino porque ningún responsable está en función real de terminar con la violencia. Es un circo del que participan muchos y mueve dinero suficiente como para dejarlo vivir en medio de los simples y apasionados hinchas de un equipo y del fútbol en sí mismo. 

Deja tu comentario El décimo cuarto poder

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre