Avisar de contenido inadecuado

¿Los dos a la final?

{
}

velez y huracan van por el clausura 2009

TORNEO CLAUSURA 2009 /// DECIMOSEPTIMA FECHA

P

oco a poco parece encaminarse hacia una final la definición del Clausura. Vélez y Huracán son, a dos fechas del fin, los únicos que dependen de sí mismos para definir quien se lleva el torneo, luego de que Lanús diera un pequeño paso al costado en esta disputa. Si bien sería prematuro bajar al equipo del Sur de la candidatura al título, es comprobable que el 1-4 en el Viaducto le quitó ese margen de error que tenía antes de arrancar la 17ª fecha. Sorprendió a todos la derrota de Lanús pero es válido aclarar que fue más que justa, no solo la victoria local, sino también la diferencia en el marcador que logró el equipo de Burruchaga. Arsenal lo pasó por encima en todos los sectores de la cancha y, con un planteo estratégico notable, logró neutralizar a Blanco y Valeri, los dos creadores de fútbol que Zubledía puso en ambos costados de la cancha. Además, con el tempranero gol de Pellerano, todo fue más sencillo para un Arsenal que a los 25 minutos ya ganaba por 3-0.  Lanús intentó por todos lados, pero aún después del descuento de Velázquez, no encontraba la forma de quebrar las dos vallas defensivas de un Arsenal que como contrapartida, no solo se defendió bien, sino que aún defendiéndose tuvo las chances de gol más claras para aumentar. La derrota del puntero era bien vista en Parque Patricios, y ni que hablar lo que se festejó en Liniers. Porque al mismo tiempo Vélez se estaba deshaciendo fácilmente de un apagado Newell´s y se trepaba a lo mas alto. Al equipo de Gareca le costó ponerse en ventaja, pero en una jugada parada ensayada en la semana, encontró el alivio con los pies del uruguayo López y luego manejó el partido a gusto. Casi no pasó sobresaltos en su andar a la victoria y menos aún, después de que Maximiliano Moralez, clavara el 2-0 definitivo.

Terminado el sábado con la punta consolidad en Liners, el domingo despertaba a los futboleros bien temprano para vivir el clásico entre San Lorenzo y Huracán en cancha de Boca. El dato de la locación extraña del partido ya avecinaba que sería un domingo atípico. Entre otras cosas porque después de mucho tiempo, Huracán se pudo llevar el clásico. Ganó sin atenuantes ante un San Lorenzo falto de actitud y ahora jugará sus últimos dos partidos sabiendo que con dos victorias podrá gritar campeón 36 años después de su único logro profesional. Pero lo atípico seguiría siendo noticia en La Boca. El Huracán de Cappa ganó con una pelota parada, un arma poco mentada en la filosofía del entrenador. Este huracán de Tiki Tiki ganó con un gol de cabeza de Paolo Goltz que claramente fue responsabilidad del técnico Azulgrana. De los jugadores de Huracán los más experimentados a la hora de convertir de cabeza eran solamente Gotz, Bolatti y Nieto, y Cholo Simeone cometió el error de designarle a Germán Voboril, un inexperto cabeceador, la marca del goleador del partido. Sin dudas una falla que no se le puede permitir a un entrenador que busca ganarse cierta jerarquía entre los técnicos nacionales. Para completar la mañana llena de rarezas, Cappa, ferviente opositor de las teorías de hacer tiempo para ganar partidos, decidió meter un cambio en el minuto 47 del segundo tiempo con la única intención de hacer correr el reloj y llevarse los 3 puntos sea como sea.

Pasada la lucha en lo más alto se venía la lucha en los últimos puestos. Colón, de escasas chances matemáticas de campeonar, había hundido a Gimnasia a una casi segura promoción con su 2-0 en Santa Fé. Con el resultado puesto Racing salió a enfrentar a Boca sabiendo que Gimnasia ya no era una molestia en su camino. Así se aprovechó de un Boca con enormes problemas defensivos y goleó clara y fácilmente por 3-0. Para regocijo de su público no solo le hizo 3 goles a Boca sino que 2 de ellos fueron golazos. Primero Castromán definió cruzado una gran jugada colectiva con triangulaciones y toques de primera. Después, Grazzini sentenció el 3-0 final con una linda apilada personal que terminó definiendo al primer palo de un Abbondanzzieri sin chances. Si bien las matemáticas dicen que no está salvado, la lógica hace entender que sí. Porque Racing solo estaría en peligro con esta serie de resultados: tiene que perder sus dos partidos, que Central le gane a Tigre y a Godoy Cruz, y que Godoy Cruz le gane a River. Si alguno de estos 5 partidos no tiene este final, Racing pasará una nueva temporada en primera división. Además, si por lo menos Racing empatase un partido, se aseguraría, con la peor de las suertes, un desempate con Central. Pero en realidad, Central ya casi se olvidó de Racing. Con su victoria sufrida 2-1 sobre el Argentinos de Bichi Borghi, los rosarinos dejaron casi sentenciada su suerte a lo que pase la última fecha ante Godoy Cruz, ya que los mendocinos perdieron una gran oportunidad de alejarse del fondo en la derrota 0-1 ante Estudiantes en cancha de Quilmes.

Del resto de la fecha solo falta decir que River volvió al triunfo de local ante Tigre. Empezó perdiendo pero terminó 3-1 con un gran partido del uruguayo Robert Flores. San Martín de Tucumán complicó sus chances de permanecer con una dolorosa derrota ante el ya descendido Gimnasia jujeño. En tanto Banfield se floreó ante la peor versión de Independiente de los últimos tiempos. 5-0 sin atenuantes. Una victoria fácil sin pasar sobresaltos de ningún tipo ante un equipo con serios problemas de vestuario y con jugadores que dicen ofenderse cuando se les acusa de haber echado técnicos anteriores, pero que cada vez que salen a la cancha pareciera que hacen lo imposible para confirmar dicha teoría.

ARIEL PEREIRA

 

{
}
{
}

Deja tu comentario ¿Los dos a la final?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre