Avisar de contenido inadecuado

Una final con mucha historia

{
}

Festejos en Bilbao

La Copa del Rey ya tiene a sus dos finalistas, Athletic Bilbao y Barcelona, los clubes más ganadores de la competición, que tras vencer a Sevilla y Mallorca respectivamente, se sacarán chispas cuando se enfrenten el 13 de mayo en Mestalla.

 

Una nueva edición de la copa que desde 1903 honra a los reyes de España, y un partido decisivo muy especial, en la cual chocarán los equipos que con más chapa copera a nivel nacional. Una final histórica que trae a la memoria aquella inolvidable definición en Camp Nou, cuando el Athletic obtuvo como visitante su vigésimo tercera y última copa de liga, tras la cual Maradona y todos los jugadores de uno y otro bando acabaron con una batalla campal, sin precedentes, en pleno campo de juego (http://www.tu.tv/videos/BarcelonaAthleticBilbaobestial). Un partido con grandes enfrentamientos marcados por la garra de los vascos, quienes supieron ser grandes a principios de siglo, y suelen protagonizar partidos reñidos en busca de la victoria final. Se verán las caras entonces los dos clubes que más cantidad de copas tiene en sus vitrinas (24 Barcelona y 23 Athletic)  y que se medirán en esta instancia por sexta vez.      

El primer partido de vuelta de semifinales enfrentó en San Mamés al Athletic y Sevilla. Los andaluces llegaban con la ventaja 2-1 made in Argentina, Duscher y Acosta, quienes dieron vuelta el marcador abierto por Llorente. De la misma manera, el fín de semana enfrentó a estos equipos por liga. El Bilbao guardó a sus mejores armas, y le vendió a los dirigidos por Jiménez un caramelito que terminó con el mismo resultado 2-1. Pero Caparrós no se andaría con vueltas para el partido de regreso. La Catedral rugió para recibir a los leones, quienes a los 4 minutos del pitido inicial anotaron el primer gol producto del doble fusilamiento de Javi Martinez, el cual Palop no pudo detener en segunda instancia, para meterse así virtualmente en la final valenciana. No conformes los leones con propinar el primer zarpazo, se comieron vivos a los sevillanos con 2 goles más en los primeros 45 minutos, dejando de sobra el segundo tiempo. Primero fue su delantero letal, Fernando Llorente, que sacó un misil de su cabeza tras un centro llovido para el segundo al minuto 34. Y tan solo 2 después, Toquero sentenció la serie con un disparo cruzado ante la humanidad de Palop, que poco pudo hacer para evitar el 3-0. Tras el descanso nada cambió y con el silbatazo final los 40 mil aficionados enloquecieron con el abrazo a sus jugadores y la invasión del campo de juego, para festejar la llegada a la final tras 24 años de sequía.

Con la emoción vasca, empezó en Mallorca la ilusión del local en busca de una remontada, que parecía utópica, ente Barcelona, que si bien llegó masticando su bajón en la liga, los 2 goles de ventaja en Camp Nou evidenciaban un colchón suficiente. Sin embargo Pep Guardiola sentó en el banco a Messi, Henry y Eto`o, y el acto inicial mostró al once balear decidido a abrir la cuenta. Pero a pesar de las oportunidades, no lo lograría hasta el minuto final con un tremendo zurdazo de Castro, tan fuerte como ubicado desde la medialuna, para hacer estéril cualquier reacción de Pinto. El descanso no acomodó las ideas del barca, y la incesante búsqueda de los conducidos por Manzano pareció tener premio en dos ocasiones. Primero el camerunés Webó definió tan pero tan solo que por escasos centímetros le marcaron fuera de juego. Pero minutos después Cáceres derribó al autor del único gol en el área, provocando el penal y la expulsión del defensor blaugrana. Martí se hizo cargo de la ejecución y su diparo no pudo ser peor (al centro, débil y media altura) para que con el pié Pinto evite la igualdad en el marcador global. El segundo arquero de la plantilla barcelonista acrecentaba su imagen (justo en el momento más flojo de Valdés) pero no encontraba respuesta alguna en sus compañeros. Hasta que a los 13 salió Messi a Ono Estadi y provocó un lío incontrolable para los defensas locales. Con él, el barca comenzó a jugar como acostumbraba, y avisó con dos apiladas de su sello. Hasta que a diez minutos del final, y cuando el tiempo apretaba, un error defensivo mallorquín le sirvió el mano a mano justo a `la pulga´, quien no se puso nervioso, y definió con una vaselina suave por encima de Lux. De esta manera el argentino le dio la clasificación al Barcelona, que vuelve a la final de la Copa del Rey, luego de 11 años de abstinencia, cuando vencieron en Mestalla por penales al mismísimo Mallorca de Cúper. Ahora los catalanes no pensarán en otra cosa que no sea el Bilbao, ya que se medirán el sábado como telón inicial de la esperada final del 13 de mayo en Valencia.

{
}
{
}

Comentarios Una final con mucha historia

me parece que el bilbao sigue fiel a su estilo de fuerza y fricción para decirlo de alguna manera pero esquema claro, no le veo , el sevilla salió asustado sobre todo atrás, marcando como nunca se les vió...

pregunta respecto de la batalla: la famosa lesion de maradona fue posterior  a la batalla de aquella final?
rodrigo rodrigo 05/03/2009 a las 18:40
La respuesta fue brindada de manera completa en el primer espacio de radio de dejatodoodejaelfutbol. pueden proponer tertulias y preguntas que se le vengan a la mente para poder sacarles las dudas que tengan. suerte!

Deja tu comentario Una final con mucha historia

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre