Avisar de contenido inadecuado

Garra charrúa dijiste? Tomá!

{
}

                     

Una noche de apariencias vivimos ayer en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. River hacía un debut auspicioso en cancha de Banfield por la 1era fecha del torneo Apertura, que contra todos los pronósticos arrancaba antes de lo pactado (o no! eran River Plate uruguayo ante Blooming de Bolivia con la tribuna de enfrente a la cámara principal igualiiita a la del Florencio Sola). Ojalá hubiera sido para los hinchas `millonarios´ porque con buen juego se llevaban una victoria acorde a lo visto durante todo el match, pero sólo era un sueño! 

El equipo de Juan Ramón Carrasco nos demostró en Bolivia lo que viene pregonando hace años (en las bases del fútbol que le gusta a la gente) con resultados auspiciosos para una entidad pequeña del otro lado del Río de La Plata. Y tras una multiplicidad de llegadas Federico Puppo logró la diferencia tras un error del arquero en el partido de ida de la 1era ronda de la Copa Sudamericana, y cuando el segundo estaba al caer sucedió lo más impensado. No es que Blooming haya llegado al empate, ni que los dirigidos por Carrasco hayan sacado las garras que no suelen usar como principal estandarte, si no que un hincha celeste saltó al campo de juego, y habiendo corrido 30 metros golpeó en la cabeza a Henry Giménez, delantero `darsenero´, tras un salto en pos de tomar potencia y darle el golpe desde atrás a un futbolista inadvertido que acabó cayendo desvanecido al suelo. Si esto le parece sorprendente siga leyendo...

Tras cartón la parcialidad local comenzó a arrojar distintos proyectiles al banco de suplentes uruguayo y por evidente falta de seguridad el árbitro Víctor Hugo Carrillo suspendió el partido acosado por los caraduras del cuerpo técnico boliviano que recibieron con precisión la explicación del colegiado peruano, traducida por nuestra conocida capacidad de entender el idioma gestual y la lectura de labios: "el individuo que ingresó a agredir al jugador uruguayo empuñaba un cuchillo y podría haberlo matado". Sí señores que locura! aparentemente un elemento cortante se escapa de las manos tras la intervención del primer efectivo de seguridad, por suerte no lo acuchilló porque no quiso en primera instancia, y tarde pero seguro el mismo fue detenido por una docena de policías que lo llevaron preso.

Como final de escena los visitantes y el cuerpo arbitral se fueron entre piedrazos y bengalas que caían a mansalva sobre su humanidad, provenientes de la tribuna aledaña al ingreso de los vestuarios. 

Un disparate total, producto de la locura en la que estamos inmersos, esta vez evidenciada en Bolivia, y que terminó con un partido de fútbol en el minuto 65 pero que bien podría haber acabado con la vida se un ser humano trabajando en un campo de juego. 

{
}
{
}

Deja tu comentario Garra charrúa dijiste? Tomá!

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre