Avisar de contenido inadecuado

Preparados para la guerra

{
}

final libertadores estudiantes cruzeiro

Kléber, media punta de Cruzeiro, había exclamado que llegaban a La Plata preparados para la mini guerra que Estudiantes les propondría. Y si bien Verón se encargó de bajarle el pulgar a esas declaraciones, el correr de los 90 minutos de la final de ida de la Copa Libertadores nos demostró que la lectura de los brasileños sobre el conjunto de Sabella fue perfecta, excepto por una cosa: de mini esta guerra no tuvo nada. 

La primera parte de una guerra de 90 minutos en la cual los argentinos quisieron ganar desde la rudeza raspando en cualquier sector de la cancha y buscando sacar ventaja haciendo salir de sus casillas a los visitantes, pero el once inicial de Adilson Batista no se amedrentó ni mucho menos. Por el contrario los brasileños se pusieron a la altura de la fricción que el match pedía logrando como saldo dejar sangrando a Ré y a Verón (de manera irremediable)  y casi logran sacar del verde césped a Schiavi a quien le aplicaron un golpe en las costillas. 

Así y todo Estudiantes tuvo las dos más claras en el acto inicial con un tiro libre mágico de Verón, y una pared excelente de Enzo Pérez con `la gata´ Fernández, que sólo sirvieron como carta de presentación de la estrella destellante de la noche, Fabio.

En el segundo tiempo los intentos de asociarse en el local desaparecieron y durante el final el Cruzeiro demostró que no sólo estaba preparado a punta de garra para luchar. Primero Fabio se ganó todos los flashes cuando, por ejemplo, le sacó en un minuto 2 pelotas bárbaras a los de La Plata, primero a Boselli, y tras el córner, un cabezazo a quemarropa a Desábato (¿este no está en los planes de Dunga? hay que nacionalizarlo!). Luego Wagner puso el balón bajo su suela y ya nada fue lo que era... Cruzeiro toco y toco siempre de primera y así tuvo las mejores oportunidades de cara al arco de Andujar pero tampoco supo definirlo. La más clara la tuvo Kléber tras una pésima salida a cortar un centro del arquero de nuestra selección, y con la pelota picando a su merced frente al arco libre el delantero marró la ocasión (creo eh, porque en realidad era imposible, o bien es inenarrable lo que se perdió). 

`El león´ quizo comerse vivo al rival pero en ataque no fue más que un gatito (y maricón diría algún resentido hincha de Gimnasia. El hincha del `lobo´ ebe ser el más sufrido del fútbol argentino... ah hoy juega por la promo), pero en realidad lo que hizo no fue más que confiar en su estilo y su historia, haciendo, a mi entender, la más difícil: "ganar a los ponchazos". De la mano de Osvaldo Zubeldía esta receta le dio resultado para ser tricampeón de América y conquistar el mundo en zona del como sea constantemente, y seguramente lo mismo propondrá dentro de 7 días.

La defensa es buenísima pero cuando los brasileños jugaron hizo agua, el mediocampo brilló por su ausencia, con un partido desastroso de Benitez y Pérez, y con apenas alguna aparición de Verón. Benitez no metió un centro como Dios manda, Perez no dio un pase apto fisicamente y Fernández olvidó que al fútbol se juega con las 2 piernas. Ah! y a Sabella le faltó tacto para hacer los cambios, murió con Verón en cancha, pero la bruja ya había desaparecido del mismo mediando la segunda parte. Unos cuantos pedían ser reemplazados a gritos, el partido lo requería, un cambio total en la perspectiva, pero parece que Calderón en sólo utilizable en partidos de cuarta por el torneo local, Salgueiro es una carta de última, y por caso el ingresado Núñez hizo más en 10 minutos que unos cuantos en 90. 

De esta manera el partido fue una guerra sin cuartel en la cual Estudiantes mereció algo en el primer acto, y Cruzeiro en la etapa complementaria, pero nadie anotó, y ahora la historia será otra en Belo Horizonte ante 75 mil torcedores. Los brasileños jugarán a jugar que es lo que mejor saben hacer en casa (le ganó 3-0 `al pincha´ en primera fase), y el equipo argentino intentará pelear una última batalla a vida o muerte, y descubrir una vez más si este camino los lleva a ser reyes de América como hace 4 décadas. Sangre y sudor sí, y fútbol también para la finalísima de vuelta.

Dos cositas del brasileirao: el Cruzeiro juega este domingo el clásico ante Atlético Mineiro, con lo cual dispone un lastre importante de cara al duelo copero. Por su parte `o fenómeno´ Ronaldo anotó 3 pepas para la victoria del Corinthians frente al Fluminense. `El gordo´ se come todo, está en un momento espectacular... una vez más, y así y todo ¿no va al mundial Dunga? 

{
}
{
}

Deja tu comentario Preparados para la guerra

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre