Avisar de contenido inadecuado

Salió jugando

{
}

Seguimos con la violencia, pero ésta patada en especial es tan alevosa que resulta graciosa; el mejor estilo Eber Ludueña.

Se jugaba la final de la Copa de Noruega cuando el defensor Kenneth Dokken, del equipo Odd Grenland, le propinó una terrible murra en la ingle a uno de sus oponentes.

La acción se produjo lejos de la ubicación del juez del partido, es más, casi ninguno de los jugadores se percató del incidente (o intento de homicidio debería decir).

Solo las cámaras de video captaron el preciso momento de la entrada, lo que motivó a las autoridades del fútbol noruego a castigar al agresor con seis semanas de suspensión.

                 

{
}
{
}

Deja tu comentario Salió jugando

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre