Avisar de contenido inadecuado

Sensaciones de la 1era prueba argentina

{
}

messi gol argentina elminatorias

No es fácil considerar a Venezuela en cancha de River como una verdadera prueba, quizá a priori haya que considerar más valioso el triunfo en Marsella sobre el seleccionado de Raymond Domenech. 

Pero el combinado `vino tinto´ es el primer escollo que el destino le presentó por los puntos a la era Maradona, y la misma se superó con creces. Con la buena sensación que el seleccionado argentino provocó, queremos puntualizar algunos tips destacables de la tarde en cancha de River:

*Maradona dispuso sobre el terreno un claro 3-4-3. Inteligente planteo ante un rival que nunca profundizó ni complicó a Carrizo. Así Angeleri no tuvo apuros, si bien tuvo la indicación de rechazar bien lejos cuando le llegue un balón comprometedor. Vale destacar que a los 30´ del primer tiempo Venezuela hilvanó un intento de contraataque que el defensor de Estudiantes (apresurado por demás) intentó cortar. La cuestión es que llegó tarde, se ganó una amarilla, y gracias a la mala habilitación de Arango para  el desmarcado Maldonado, el delantero que milita en Italia no terminó anotando el primer gol de la tarde (un líbero debe ser la última opción de marca, y no aventurarse a un recorte defensivo lejano).

Con este sistema táctico, Jonás Gutierrez (quien volvió a superar su prueba personal) ayudó a recuperar por el carril izquierdo constantemente, y con el doble 5 hicieron estéril cualquier intento visitante. Lo de Mascherano en el medio es insoslayable, un tiempista sin igual, siempre llega en el momento justo para recuperar y cortar cualquier intención rival sin necesidad de falta. 

Una disposición similar a la de la Holanda dirigida por Van Basten, sin un enganche, pero con 3 delanteros dispuestos a fomar juego. Tanto Messi como Tévez y Aguero bajan a buscar la pelota y combinan con una multiplicidad de opciones de ataque, apoyados en calidad, picardía y velocidad.

*Un partido chato hasta el minuto 25 (siempre con Argentina en gran porcentaje de posesión) cuando una salida peligrosa de Zanetti desde su propia área rompió el 4-4-1-1 de Farías, que al buscar el error, que parecía llegar, por parte del `Pupi´, desnudó el cerco defensivo. Pero el lateral eludió en velocidad a varios rivales hasta llegar a una mitad de cancha desierta y una defensa desesperada. Allí Messi tomó el protagonismo y tras una brillante pared con Tévez, definió con clase al palo más lejano de la humanidad de Vega. Desde allí la posesión debió convertirse en profundidad, pero eso no se lograría sino hasta la segunda parte. Un primer tiempo que maduró lo excelente del acto final.

*Si alguien esperaba una reacción venezolana luego del entretiempo, su premonición quedó frustrada cuando al minuto de juego la figura de la jornada, Messi, desbordó a placer por la derecha y centró al pie de `Carlitos´que no perdonó.  Con este tanto la selección celeste y blanca  terminó de tomar confianza e hizo lo que quiso. Tan sólo 5 minutos después la dupla del Atleti de Madrid se encontró. Kun desbrodó y Maxi Rodriguez definió con un derechezo poco ortodoxo (era para la zurda Maxi!), 3-0 y partido definifísimo, si es que a alguien le quedaban dudas. 

*Los 40 minutos restantes sólo sirvieron para ver el toque argentino, escuchar el ole rugir en el Monumental, y disfrutar de los regates (casi sin esfuerzo) de Messi. La estrella del Barça fue demasiado para el cerco defensivo `vino tinto´ que no podían hacer nada contra la velocidad y el movimiento imposible de contrarrestar, y parecían ser meros espectadores de las jugadas maradonianas del 10!

*Venezuela nunca se creyó capaz de hacerle fuerza a su rival, jugó a defenderse todo el partido y con el primer gol argentino, sólo se dedicaron a encajar la menor cifra posible. Así llegar a su primer mundial será complicado...

*El seleccionado de Farías contó con 2 oportunidades netas de contraatque, pero la fuerza desmedida de Arango para habilitar al solitario Maldonado, no posibilitaron divisar una llegada clara visitante. Pobre Maldonado encontrar un balón claro era una empresa tan difícil como la de la aguja en un pajar.

*Si conseguir un punto en el Monumental era muy difícil, el arquero venezolano, Vega, se encargó de hacerlo imposible. No conforme con fallar en la salida del centro del 2do gol, ratificó una fatídica noche tirándose para el lado equivocado tras un disparo mordido del Kun que acabó dentro del arco para el 4-0. Gentilezas de Vega...

*Maradona pidió un estadio lleno, pero eso no fue noticia (aunque vale recalcar la recaudación de más de 1 millón y medio de dólares). El Monumental se hizo escuchar no sólo con el ole ole ole, y con el clásico vamos vamos Argentina... sino que lo hizo con mensajes que vale la pena repasar:

  •    La poca fuerza del aliento es una consecuencia lógica de un estadio que ya no alberga las 80 mil personas que supo lucir en finales de Copa Libertadores y Supercopa. Y claro los 50 mil espectadores suelen ser familias y asiduos televidentes que no concurren a un estadio domingo tras domingo para ver a su equipo. El clima es europeizado, comparable al de un teatro, hoy pudieron disfrutar de la función, y no está nada mal que esto suceda, en tiempos de tanta violencia...
  •    Los borrachos del tablón estuvieron presentes  como en cada partido argentino desde hace muchos años en su estadio, pero por primera vez la 12 se hizo visible en la tribuna Centenario. Por suerte ambas barras convivieron sin inconvenientes, pero será un detalle a tener en cuenta en cada partido de la era Maradona.
  •    La renuncia de Riquelme no fue ajena al cántico popular en la tarde sabatina. Desde la tribuna Sivori (ex Alte. brown) nacieron los reclamos para el enganche xeneize. "Y ya lo vé, para Riquelme que lo mira por tv" (lo habrá visto?) "Riquelmé se cagó, Riquelme se cagó" "El que no salta abandonó" y "Pecho frío" son algunas de las rimas que no fueron contestadas desde ninguna tribuna para defenderlo. Sic sic la voz popular dio su veredicto.
  •    Verón saltó al campo al minuto 25 del segundo tiempo, y la hinchada demostró su sentimiento con un tenue manto de silbidos cada vez que el mediocampista pincha rata tocaba el balón.Todo esto producto del recuerdo del mundial 2002, cuando su actitud en el partido de grupo ante Suecia (manitos para abajo, "vamos a calmarnos", dijo la bruja al hacer un tiro libro pacientemente) cuando Argentina estaba quedando eliminado en primera fase como finalmente sucedió. Luego ante el pedido de Maradona los neutrales simpatizantes se fundieron en aplausos y apoyo a la `brujita´.

*Jonás Gutierrez recibió una amarilla que acarrea suspensión, ¿quién tomará su lugar? Verón parece el candidatazo con su buena producción de esta noche. Seguro en el toque, preciso, simple, recuperador, le dio su frescura y experiencia al juego argentino cada vez que la pelota pasó por sus pies en tan sólo 20 minutos. Su inteligencia y buen disparo parecen ideales para ir a la altura de La Paz. Los otros postulantes son Di María y Lucho González.

*El Diego nos dejó algunas frases punzantes al finalizar el match: "Con un Messi así, creo que hay que entrar al estadio y volver a salir para pagar la entrada de nuevo", en referencia al juego superlativo y las últimas 2 jugadas de Messi, a quien aclaró que le dio la 10 porque no hay nadie mejor que él para llevarla. Luego en referencia a los silbidos contra Verón aseguró que "son injustos, porque hay algo que deben saber. La bruja se infiltró para jugar el segundo tiempo porque yo se lo pedí, y no cualquiera se infiltra. así de comprometidos están estos jugadores con el plantel". 

Un compromiso superado por momentos de manera exquisita, y así renace en los argentinos una gran ilusión. Pero la clasificación está ajustada, y Paraguay aún lejos cortado en la primera posición... el miércoles hay una prueba complicada en Bolivia, en lo que será un nuevo test para palpar la altura de esta `renovada´ selección nacional Argentina. 

{
}
{
}

Deja tu comentario Sensaciones de la 1era prueba argentina

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre