Avisar de contenido inadecuado

"Mi sueño es jugar un mundial"

{
}

maradona mundial

¿Qué es lo primero que pensamos cuando nuestro país queda eliminado de un mundial? Que ya empiece el otro. Que se aceleren 4 años y arranque la próxima copa del mundo.  Pero sabemos que es imposible, que hagamos lo que hagamos el tiempo va a transcurrir igual de lento.

Tenemos que hacer el enorme esfuerzo de encasillar nuestro cerebro y aceptar la realidad. Sangre en el ojo, impotencia, injusticia, odio, bronca y demás sensaciones las tenemos que guardar por 4 interminables años. Pasados unos meses de la derrota se sigue pensando en lo mismo, sólo que le agregamos las incertidumbres de cómo estaremos, con quién, de qué manera se moverá nuestra vida hasta que nos tranquilizamos y al cabo de un año ya no pensamos en el tema. Pero puedo aseverar que no existe ninguna semana, ningún partido visto por tele en el que no tengamos presente el mundial venidero. El hombre (y me refiero no a la raza sino al género masculino) tiene la capacidad de resguardar estos sentimientos futboleros hasta que hagan falta, porque cuando empieza a faltar menos esas ganas empiezan a querer salir como cuando la vejiga no aguanta más y pide ir al baño, pero en este caso el baño llega cada 4 años, es decir, cada 48 meses, 1462 días, 12807120 horas o 46 mil millones de segundos.

Pero llega!

 ¿En qué momento?...

 ¿Cuándo empieza el nuevo mundial? No.

¿En el debut de nuestro equipo? No.

Llega con el primer gol. En ese grito desgarrador del primer tanto de nuestro país en el certamen que contiene 4 años de reproches, tristezas, amarguras, amor, odio, sexualidad y decepciones. En la forma en la que una persona grita ese gol se puede evaluar como vivió tanto tiempo de espera. Si estalla y deja la vida en la voz tuvo 4 años de mierda. Si grita desaforado y salta es que tuvo poco sexo, si apenas manifiesta su alegría es que en el ultimo año no le fue tan bien y en el caso de le haya ido de manera excelente ni siquiera estaría mirando el partido.

Ahora bien. Qué pasa si nuestro equipo no clasifica al mundial. Nada. Pero no nada de que es intrascendente, sino nada de que realmente no pasa nada. El fin, se murió todo, 4 años esperando algo con ansiedad, una situación irrepetible que nunca llegará. Imaginemos ese instante, nosotros, tierra de futbol que llegamos siempre pero esta ves nos costó. Imaginemos si perdíamos en el Centenario y quedábamos fuera de Sudáfrica, es la ausencia misma. Es la materialización de la muerte delante del televisor. ¿Y todo lo que nos guardamos? ¿Todo lo acumulado? Se terminó. El baño está cerrado! Es renovar 4 años más el contrato con el dolor. 8 años separan la última decepción con el primer gol del próximo mundial. ¿Cómo haríamos? Selecciones pequeñas están acostumbradas a ir y no ir a la copa del mundo. ¿Pero nosotros? Como le paso a Holanda en el 2002 o a la Argentina en el 70. No lo podríamos imaginar, es inconcebible. Yo todavía estoy pensando en los penales contra Alemania y hasta suelo pensar en que Cavallero despegó tarde en el tiro libre de Svensson en Japón!!! Imaginá si nos quedábamos afuera!! Es desperdiciar 8 años de tu vida!!! (y disculpen tantos signos de admiración pero quiero reflejar la gravedad del hecho). Es preferible 8 años de vida sin contenido pero con 2 mundiales jugados, que 8 años de vida exitosísima sin clasificar. ¿Y el mes en que trascurre el torneo? Hay que recluirse debajo de un colchón o empezar a mirar vóley. Y lloraríamos al ver a Brasil, a Italia a Gabón!!!!! Y nosotros mirando 6 pibes pasando una pelota por una red altísima. ¿No pensaron en bajarla, tipo tenis? Seria mucho mas divertido. Encima faltan otros 4 años….

Por eso, más allá de lo pésima que es nuestra selección, de la impresentabilidad (si se me permite el término) de nuestro técnico y de todo, agradezcámosle a Dios estar en el 2010. Lo vamos a jugar, vamos a gritar el primer gol, vamos a descargar lo acumulado, el de al lado va a poder ver como viene nuestra vida y nos vamos a calmar. Por poco tiempo porque vaticino que nos retiraremos de la copa sin ningún éxito. Pero vamos a estar. Los únicos momentos de nuestra vida que tienen sentido son cuando estamos jugando el mundial, desde que estamos eliminados hasta el próximo no hay nada.

Festejar el ingreso a la copa del mundo con alegría, sin excesos ni eufemismos es lógico, si hasta un día en una conferencia al `negro´ Fontanarrosa le preguntaron si le faltaba cumplir algún un sueño en su vida, a lo que el rosarino contestó: "jugar un mundial" parafraseando a Maradona. Todos los amantes del deporte más hermoso del mundo lo soñamos siempre.

Tuvimos suerte, apreciémosla. Sino, desde el penal de Cambiasso hasta el primer gol del próximo mundial serian 8 años, 96 meses, 2924 días, 2561424 horas...

Raúl Broda

{
}
{
}

Comentarios "Mi sueño es jugar un mundial"

a chuparla, jeje
diego maradona diego maradona 18/10/2009 a las 01:55
la tenes adentro!
diago armando marado diago armando marado 19/06/2010 a las 03:13

Deja tu comentario "Mi sueño es jugar un mundial"

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre