Avisar de contenido inadecuado

Todos los caminos conducen a Roma

{
}

Lampard Chelsea Stamford Bridge

¿Se acuerdan del periodista chileno Luis Omar Tapia que al comenzar cada match aseguraba: "Comienzan 90 minutos del deporte más hermoso del mundo"?

Quizás alguien no entienda del todo el porqué; para validar ésta frase 100% real, 2 equipos ingleses nos regalaron hoy un partido de fútbol para enmarcar entre las historias más épicas y emocionantes del balonpié.

Chelsea y Liverpool se olvidaron del tacticista choque inglés que se esperaba, convirtieron a la mitad de la cancha en zona de tránsito y se mataron a goles en un partido de vuelta no apto para cardíacos, que terminó con los blues llegando a semifinales tras el 4-4, donde lo esperará el Barcelona, a las puertas del Cielo en el Olímpico Romano.

El cielo puede esperar

El partido de vuelta por los cuartos de final no fue cosa de niños, sin embargo la furia roja española igualó la serie en tan sólo 30 minutos, y el maldito gol de visitante mantenía vivo a los de Stamford Bridge, aunque los reds no caminaban solos, sino que parecían 11 leones contra 11 simples mortales dentro del campo de juego. 

El ruso Guus Hiddink demostró capacidad y habló bien claro (o bien hizo magia) en el entretiempo para que sus pupilos salieran a la cancha como si nada hubiera pasado, con un equipo liderado por un verdadero animal llamado Didier Drogbá, contra rivales que en esos 15 minutos mutaron en mansos gatitos, siendo meros espectadores de la vuelta al resultado. Pero a los dirigidos por Rafa Benítez nunca se los puede dar por muertos, ni mucho menos, por el simple peso de su rica historia y por lo que genera una camiseta dificilísma de enfrentar, aún lejos de Anfield Road. A 10 del final el resultado recibió un nuevo vuelco y con el 5-6 en el global los reds se plantaron a un gol de la épica clasificación. La patriada parecía tener un rival clarísimo "el reloj". Pero la visita no acertó y a 1 minuto del final Lampard puso cifras definitivas al marcador para que el Chelsea logre eliminar por segunda vez consecutiva al gigante de Liverpool, a quien sólo le queda como consuelo (y no es poca cosa) la Premier League. Pero en la obsesión nacional tampoco caminará sólo, sino que peleará palmo a palmo con el Machester United.

De esta manera los blues encontrarán en semifinales al Barça que luego del 4-0 en el Camp Nou, no tuvo mayores inconvenientes en el Allianz Arena. Ribery le puso un poco de amor francés al frío combinado alemán. Pero Keitá no dejó lugar a las dudas para conseguir un 1-1 suficiente para pensar en un choque tremendo buscando la anciada final en pos de la `Orejona´.

Mañana Porto-Manchester y Arsenal- Villarreal llegan igualadísimos y se juegan la vida para formar la otra semi que como yapa, en caso de ganar los británicos tendrá como en 2008 a 3 equipos de Inglaterra + Barcelona en esta instancia, y aún con la posibilidad de repetir final inglesa en el mejor torneo del mundo... la UEFA Champions league.

{
}
{
}

Deja tu comentario Todos los caminos conducen a Roma

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre