Avisar de contenido inadecuado

Undécima fecha: Alegría interior

{
}

Velez trepa a la solitaria punta

VELEZ Y LANUS, PUNTERO Y ESCOLTA, SE TRAJERON VALIOSOS PUNTOS EN SUS VISITAS A SANTA FE Y MENDOZA RESPECTIVAMENTE. RIVER VOLVIO AL TRIUNFO LUEGO DE SU ESTREPITOSA SALIDA DE LA COPA LIBERTADORES Y TODAVIA SUEÑA CON EL TORNEO LOCAL. HURACAN A SU MANERA SE AFIRMA Y SE CONSOLIDA EN EL LOTE DE LOS 5 DE ARRIBA. CENTRAL NO PERDONO A LOS SUPLENTES DE BOCA EN EL DEBUT DE RUSSO Y, EN LOS PROMEDIOS, QUEDO A TRES UNIDADES DE RACING QUE SOLO PUDO RESCATAR UN PUNTO AGONICO ANTE SAN LORENZO.

Había promesa de dos partidazos esta fecha y lo fueron. Contrariamente a lo que lamentablemente sucede en el futbol argentino de estos días, porque no siempre las promesas se hacen realidad y los partidos que prometen terminan cumpliendo, Godoy Cruz- Lanús y Colón- Vélez mostraron que estuvieron a la altura de las circunstancias. En Santa Fe, Colón recibía al puntero con la posibilidad de pasarlo en la tabla de posiciones y subirse a lo más alto de la tabla. Y con esas ganas jugó el primer tiempo. No solo le ganaba 2-0 con dos pelotas paradas --clara falta de Goux a Montoya en segundo—sino que además lo pasaba por encima. No lo dejó pensar y hasta mereció hacerle más goles. Pero en el entretiempo los dos hicieron cambios. Para la teoría, Mohamed hizo el cambio más coherente y Gareca prácticamente regaló el partido. Rivarola de 5 para que Zapata no piense fue un cambio inteligente de parte del Turco. Díaz por Velázquez y luego Martínez por Larrivey parecían una locura poco pensada del Tigre. Pero la teoría, extrañamente, a veces es solo teoría. Le salieron todas a Vélez y ninguna a Colón en el segundo tiempo. Rivarola no pesó en el mediocampo, Díaz --un 4 que no es la primera vez que juega de 8—jugó un partidazo por derecha y Martínez puso el 3-2 que liquidó anímicamente a Colón. Después la lírica de la fecha la puso Pistolero Nani que bajó la pelota con el pecho para que el uruguayo López liquide las chances del Sabalero. 2-4 inobjetable para el puntero en la tarde en la que la práctica le ganó por goleada a la teoría. En la otra promesa de la fecha jugaban el que mejor juega de la tabla de abajo con el que mejor lo hace en la tabla de arriba. Godoy Cruz fue mucho más que Lanús pero pecó de lírico. A Cocca, como se diría en el barrio, se lo comió el personaje. Su equipo jugó un gran partido. 3 pelotas en los palos y muchas llegadas que por poco no entraron le negaron abrir el marcador, pero lo perdió por jugar a hacerse el lírico. Hace poco declaró que sus alcanza pelotas tienen la orden de devolver la pelota instantáneamente porque es lo más honesto. Ayer, esta falta de picardía lo dejó con un irremontable 0-1 cuando un alcanza pelotas devolvió rápido la pelota y Bossio aprovechó para meter un gran pelotazo que Blanco bajó para que Salvio definiera mano a mano con Ibáñez.

En River ya no se entiende nada. Jugaba contra Gimnasia de Jujuy de local en el reencuentro con su público luego de la dura caída en Paraguay que lo dejó afuera de la Libertadores. Se esperaba una victoria relajada y clima tenso en las tribunas haciendo entender la disconformidad de la gente con el equipo por el tropezón copero. Pero lejos estuvo de suceder todo esto.  Ganó porque ganó y nada más, y su público lo alentó todo el partido como si nada hubiera pasado. Evidentemente algo raro hubo en esa movida de la barra local, que es una de las que menos hace honor al amor por la camiseta después de todos los negociados en los que se la vio implicada. Boca puso suplentes en Rosario y volvió a caer. El sueño de la Copa Libertadores dejó de lado, hace rato, al torneo doméstico en el que Boca sigue haciendo agua. Ayer cayó sin atenuantes ante un Central de complicado promedio, que tuvo en Miguel Angel Russo al cuarto técnico que lo dirige en el transcurso de este certamen. Si bien la Copa es el torneo preferido, los hinchas de Boca ya empiezan a impacientarse con el mal pasar en el torneo local, en el cual tiene como saldos negativos, la cosecha de 4 puntos sobre 18 en condición de visitante y la racha de 5 partidos consecutivos sin poder ganar.

Otro de los que se jugaba mucho en la lucha por esquivar la promoción era Racing. En un partido definitivamente aburridísimo empató 1-1 sobre la hora con San Lorenzo. Entre los dos mostraron lo peor de la fecha pero, a pesar de esto, el ciclón había sido un poco más y mereció mejor suerte. Abrió el marcador Solari con gran definición sobre la estirada de Migliore pero, en el inesperado minuto 50, Matías Martínez puso el 1-1 definitivo que se festejó como una victoria. Situación similar vivió el otro equipo de Avellaneda. Independiente también empató sobre la hora. Fue ante Argentinos en la Paternal pero la diferencia estuvo en el que la igualdad a 1 no fue bien vista por el público rojo que, a pesar del gol agónico, despidió al equipo con silbidos e insultos hacia unos jugadores que siguen demostrando no estar a la altura que merece un club grande como Independiente.

Entre tanta mediocridad, Huracán en silencio sube. En silencio porque dejó puntos en el camino en fechas anteriores, sino estaríamos hablando de uno de los equipos más ruidosos de su historia. Sube con lindo fútbol. Se desentiende mucho del rival y juega a lo que sabe. Y está bien, porque no sabe defender. Mucho mejor equipo sería si supiera algo más del arte defensivo, pero intenta contrarrestar este déficit atacando. Por eso es lindo ver a Huracán y lamentablemente por eso también, no llega a considerarse ni a ser considerado un neto candidato al título. El sábado la pasó mal en el primer tiempo ante Tigre pero se fue en ventaja al descanso y la justificó en el complemento. Con un Bolatti inspirado, un César González eléctrico y un Pastore despierto le alcanzó para llevarse los 3 puntos de Victoria y la posibilidad de soñar con algo más.

Del resto mas aburrimiento que otra cosa. Arsenal y San Martín de Tucumán repartieron puntos con justicia en un empate a 1. Un tiempo para cada uno y bostezos para muchos. Estudiantes, con un improvisado Braña con ropa de goleador, ganó 1-0 a un Newell´s que sigue sin levantar cabeza. Lo peor para el equipo rosarino es que esta vez, contrariamente a lo que venía sucediendo, mereció perder. Lo mejorcito de estos 3 últimos partidos estuvo en Banfield 3 Gimnasia 1, en donde el local  se llevó 3 puntos de oro para engrosar el promedio contra un rival derecho que poco a poco complica más su estadía en primera división.

 

***Ariel Pereira***

{
}
{
}

Deja tu comentario Undécima fecha: Alegría interior

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre